VIAJES

Domingos de lecura - Wabi-sabi

LA BELLEZA DE LO EFÍMERO

La filosofía del wabi-sabi podria considerarse como una celebración de lo efímero de la vida. Es sabido mundialmente que el sakura ( la flor del cerezo) es la flor nacional del Japón. Bajo condiciones naturales,estas flores durarían sólo tres días. Bajo condiciones meteorológicas adversas,no durarían  ni un día. La ciruela, por otro lado,aún siendo cercana al cerezo,duraría casi un mes. Entonces, ¿Por qúe es mejor  considerado el cerezo que la ciruela ?

    La flor del cerezo representa en Japón la alegría  de la brevedad de la vida. Al caer al suelo, los pétalos exudan la energía de la vida. De ahí la lógica de que las cosas más breves se conviertan en las más apreciadas. Los momentos emíferos, son los más valorados. Wabi-sabi es sobre todo, apreciar el momento, apreciar la naturaleza efímera de toda la vida y toda existencia.
    
    Dentro de lo animado  y lo inanimado, el proceso eterno de descomposición es implacable. La naturaleza vive en un constante proceso de reclamación. El más fino acero se corroe  hasta convertirse  en meras hojuelas de óxido. El granito puede romperse hasta  ser indestinguible de la arena. El wabi-sabi busca entender  y apreciar los procesos de descomposición dentro de la naturaleza. El wabi-sabi es en realidad un sentido  superior de la conciencia  de que  éstos procesos son de hecho procesos de maduración y regeneración.

   Los materiales naturales adquieren un sentido de dignidad y riqueza con el paso del tiempo. El óxido, los tonos grisáceos de la madera desgastada, y los líquenes y musgos, sobre piedras merecen ser considerados como medallas de la maduración. Cuando seamos capaces de entender que años de exposición a condiciones severas son necesarios  para suavizar  el grano hasta una textura delicada, entonces veneraremos  la madera en vez de denigrarla. Una definición de la palabra perfecto es "un estado de maduración". Y es en las  imperfecciones de la madurez  donde el wabi-sabi encuentra  la perfección.

   Las heridas, rasguños, abrasiones, cicatrices e imperfecciones durante largos años de uso son tan nobles como el óxido. Todo esto contribuye a agregar carácter y profundidad. Muchas veces se refieren al wabi-sabi como a la belleza que simboliza  la eternidad. Estos conceptos  relacionados con el envejecer nos recuerdan nuestra propia vulnerabilidad, ya que no importa cuán efímera sea la vida, porque la naturaleza en sí misma permanece. La naturaleza es eterna y permanente. Tal vez es esta vulnerabilidad en la esencia del wabi-sabi lo que lo hace tan atractivo.



    Texto extraído del libro: Wabi - sabi para el hogar.
Autor: Pere Romanillos

     

   

5 comentarios

  1. cada post nos lleva a repensar que es en verdad lo esencial de las cosas ... (aqui viendolo desde la decoración )pero seria bueno tenerlo en cuenta en otros planos para tomarnos todo lo que nos acontece de una manera más relajada ¿no? ;gracias Marce por compartirlo bsss♥

    ResponderEliminar
  2. Marce... es hermoso esto que estás compartiendo!!!
    Me decís el nombre del libro? Se consigue por aquí?
    Besos y linda semana!!!!
    Moni

    ResponderEliminar
  3. Hola Moni!
    es muy lindo el libro! te lo aconsejo :)
    libro: Wabi - sabi para el hogar.
    Autor: Pere Romanillos

    ResponderEliminar
  4. Gracias Marce!!!
    Qué tengas linda semana!!

    ResponderEliminar
  5. Yo siento un amor inmenso por el wabi sabi desde que lo conozco, adoro el zen y todo lo oriental desde hace años, pero el wabi sabi es justo lo que el mundo necesita ahora: HUMILDAD.
    Hace un momento he leido un post de que el atún es una especie que va hacia la extinción porque la civilización lo esta extinguiendo (justo he cenado algo de atún), este gran brutal EGO que padece actualmente la humanidad se transcribe en la falta de frescura de todo el consumismo/capitalismo que nos rodea, todo esta hecho en serie por lucro, y los alimentos procesados, no hay ningún respeto por la naturaleza ya que las personas se creen diferentes del medio, y vive en un estado de estress continuo ya que se alejan de sus cuerpos, de su naturaleza esencial. Yo mi casa quiero que sea natural, que refleje mi camino lento y ligero hacia la vejez, deseo tener solo lo que necesito y siguiendo los preceptos wabi sabi, siento que la casa me ama, como si fuera un bosque donde si muriera mi cuerpo se marchitaria siendo acogido por la tierra, por el musgo, los árboles, el aire...
    El Wabi sabi creo que seguirá siendo muy desconocido, ojala! se pudiera conocer sin que nadie lo comercializara.

    ResponderEliminar

© Deco Marce • DISEÑO / Maira Gall