VIAJES

París III- Jardines de Luxemburgo


Y que tal si dejamos la lluvia porteña de lado hoy...
y nos "tele-transportamos" a los bellos Jardines de Luxemburgo?
Después de tantos días mojados por aquí, nada más placentero ( aunque sea para nuestra vista)
que disfrutar de éste hermoso lugar verde, en el centro de París.

Antes de llegar al lugar elegido,
primero van unas imágenes de la caminata previa cerquita de allí.

Todas las ventanas están adornadas con flores,
 ¡todas!
No me digan, que no es hermoso verlas así.




La puerta en hierro forjado,
 como entrada al jardín de éste edificio...
me fascinó.


Éste balcón semicircular de estilo, es increíble!


Ya saben...
las Vespa son mis preferidas!


Al llegar a los jardines de Luxemburgo, lo primero que vimos
fue ésta preciosa fuente llamada la fuente del Observatorio.



Situada en el extremo sur de los Jardines de Luxemburgo, es una de las fuentes más hermosas de París, cuya escultura central es obra de Jean-Baptiste Carpeaux. Para acceder a ella se debe atravesar la arbolada Avenida del Observatoire. Fue erigida en 1873 y su decoración consiste en cuatro mujeres de bronce sustentando un globo, símbolo de los cuatro continentes; el quinto, Oceanía, se omitió por cuestiones de simetría. Los caballos marinos parecen surgir galopando del agua de la fuente, y son obra de Frémiet. Se la conoce como las Cuatro Partes del Mundo.


Perspectiva arbolada y al fondo el Palacio de Luxemburgo, 
hoy sede del Senado francés.


El Palacio es un edificio de estilo Barroco que fue construído en el S XVII, encargado
por María de Médicis, ya que ella deseaba tener un palacio más parecido a los del estilo italiano.
Se dice que, María extrañaba los palacios de su región natal y estaba cansada de vivir en el Louvre,
asique compró los terrenos que por entonces estaban fuera del radio urbano de París y 
mandó a construír allí "su palacio a la italiana".


Entre las numerosas estatuas y esculturas que se encuentran en los jardines,
también se ven centenares de sillas de metal de uso público,
 donde uno puede relajarse o descansar, además
de disfrutar de la tranquilidad de éste lugar.



Todo perfectamente mantenido y cuidado: el césped, las flores, los árboles...
Un placer para nuestros sentidos.

Entre la arboleda del lugar, 
lo mejor es hacer una parada y sentarse a tomar algo en Pavilion de la Fontaine,
mientras respiramos aire puro francés :)

Luego seguir caminando y descubrir un rincón pintoresco dentro los jardines:
La fuente de Médicis,
 un estanque pequeño de estilo Barroco ( lo único original conservado de la construcción de aquella  época) Está rodeado de árboles de copa alta, por lo que no es fácil distinguirla desde lejos.



Creo que fue uno de los paseos más agradables que hice.
Fue encontrarme con un remanso de paz en medio de la ciudad...

Y a ustedes, ¿qué les pareció?











15 comentarios

  1. que bueno "cansarse" del Louvre y de pronto, hacerse este palacio rodeado de esos jardines no?!
    Lindísima recorrida y también comparto amor por las vespas!
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Muy Bonito Marcela, gracias por tus fotos. un cariño

    ResponderEliminar
  3. Siempre pienso: "acá vivía gente!!!!". Espectacular lugar... Una pregunta: fuiste a Ladurée???

    ResponderEliminar
  4. Sí Paula, fui a Ladureé a tomarme un tecito con macarons!

    ResponderEliminar
  5. Hice casi el mismo recorrido que vos ahpi dentro...tambipen me senté frente al estanque a ver la gente pasear, los cisnes y patos nadar...le saqué foto a esas sillas...qué viaje, Marce! qué viaje.
    Lau

    ResponderEliminar
  6. ayyy que liiiindoooo quiero estar ahi!!!!!!
    lindisimas las fotos marce :D

    ResponderEliminar
  7. Precioso todo, pero sin unas buenas fotos no podríamos imaginarnos tan bien, como fue todo el paisaje del recorrido y como es aquello.
    Bonito lugar y muy buenas fotos.

    ResponderEliminar
  8. Marce que lindas fotos!! en las ultimas entradas no comente xq estaba a full de laburo! pero tb increibles!! a ganas de ir!!!
    Agun dia se dara no?? solo conozco Italia y Croacia y mori de amor y viendo tus fotos muero x viajar! ja! cdo los chicos crezcan un poco y los ahorros se incrementen iremos!
    gracias x compartirlo! es un recreo en medio de la locura (mia x lo menos!)
    beso gde! Ceci

    ResponderEliminar
  9. Anónimo15.8.12

    cuanta herencia de la arquitectura francesa tenemos en Buenos Aires... la Francia de América...

    ResponderEliminar
  10. Gracias, gracias, otra vez por sacarnos a pasear por semejante ciudad. Me quedo esperano más, si? Besotes!

    ResponderEliminar
  11. Ollalaaaaaaaa Paris!!!!!!! Qué belleza verla así con tu mirada en esos detalles tan singulares, Un placer volver a ver esta bella ciudad de tu mano. Tengo un video de los niños con sus veleros en la fuente y centro de juegos de allí en esos maravillosos jardines.....realmente esos verdes parisinos son bálsamos de belleza.Besos, Gloria.

    ResponderEliminar
  12. Me parece que fuimos unos cuantos que hicimos el mismo paseo, espectacular!

    ResponderEliminar
  13. ooootra belleza!!! divinisimo lugar y por lo que veo el tiempo los ayudo.... yo cuando fui, pura lluvia, igual.... bello! besos

    ResponderEliminar

SLIDER

© Deco Marce • DISEÑO / Maira Gall