VIAJES

Paseo express por la calle Alvear

Ésta foto no es de Londres,


Es buenos Aires,
Ésta foto tampoco es de París,



es  Buenos Aires.

Anduve caminando por el barrio de Recoleta
y más precisamente por la calle Alvear.
Y me pasaron ésas sensaciones particulares,
de transportarme por segundos a Londres o París.
No me sobraba el tiempo, pero sí las ganas...
asi es que me detuve y rescaté para compartirles algo lindo de éste lugar.

Elegí quedarme en París mirando dos vidrieras especiales:
Hermés y Jean- Pierre.
Las vemos juntos?

Hermés elegió la temática del deporte para lucir sus productos
en vidriera.
En éste caso el tenis.


Un diseño y armado impecables, que nos transmite movimiento
en un fondo totalmente estático
 y también por el uso de éstos maniquíes articulados.


Y todo ésto, para mostrar una línea de productos


más sport pero obvio: sin perder el glamour.


La raqueta suspendida como si estuviera casi en el aire...
actúa de estante para sostener a
éste perfume que es mi favorito: Un Jardín Sur Le Nil


La valijita amorosa de lino y cuero...
se lleva toda la atención.
Y no pueden faltar los clásicos pañuelos de seda 
íconos de la marca.


En la esquina siguiente se encuentra el Hotel Alvear y sobre la vereda
otro de mis favoritos: el kiosco de revistas.
Tienen la mayor variedad de revistas: deco, moda, viajes...
las que quieras!
Es un placer y una tentación peligrosa
para quienes como yo, 
somos adictas a las revistas de deco, por ejemplo.



Les dije que  nos transportamos a París, no?

En frente al Kiosco se encuentra ésta joyería


que en sus vidrieras trabajaron referentes arquitéctonicos
de grandes ciudades, a modo de maquetas planas
que me fascinaron!
Miren,






Y por siempre es bueno aprender algo más...
les dejo:

Un poco de información

Originalmente, el camino que circulaba por allí era llamado Bella Vista, sin embargo, cuando en 1885 fue trazada la avenida en sí, por el entonces primer Intendente Don Torcuato María de Alvear, cambió su nombre al de su padre: Carlos María de Alvear.
Inicialmente llegaba hasta el arroyo Maldonado límite entre la ciudad y la provincia de Buenos Aires.
Ya para entonces, la epidemia de la fiebre amarilla que afectó a Buenos Aires luego de la guerra de Paraguay, había producido una emigración masiva de las familias más ricas de la ciudad hacia la zona de Retiro con la construcción de la Avenida, la misma se llenó de palacios y mansiones. Si bien posteriormente, muchas de estas familias habrían de mudarse a zonas aún más al norte, como Palermo o Belgrano todas estas edificaciones perduraron, y muchas se convirtieron en embajadas, hoteles, selectos clubes o edificios del gobierno.


 Espero que les haya gustado  mi entrada de hoy,
un poco de glamour  para éste día gris
nos viene bien :)

BUEN JUEVES
PARA TODOS!






8 comentarios

  1. Marcela, me apasiona tu entrada al igual que la calle Alvear, para mí es igual que París, me entusiasma, bs

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1.8.13

    muy lindas fotos.... pero si continuas caminando derecho y cruzás la Av. Callao,... te sorprendés mas
    Patry.colo

    ResponderEliminar
  3. amo las vidrieras temáticas!

    ResponderEliminar
  4. Me encantó pasear con vos Marce al terminar el consultorio... un relax! Beso

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué linda es Buenos Aires! Tenemos un estudiante alemán de intercambio viviendo con nosotros por un par de meses y la estamos redescubriendo con él. :)

    ResponderEliminar
  6. Marce cuántos lugares lindos, me quedan pendientes para mi próxima visita, cita obligada tomar el té en el Alvear!!!! en las vacaciones quedé fascinada con la arquitectura de la ciudad!
    saludos

    ResponderEliminar

SLIDER

© Deco Marce • DISEÑO / Maira Gall