VIAJES

De paseo por Montevideo

Éste fin de semana cruzamos el Río de La Plata
y nos fuimos hacia la ciudad uruguaya de Montevideo.
Con la excusa de una media maratón en la que Pedro
estaba inscripto, 
hacia allá zarpamos...



Las "escapadas" son nuestras oportunidades para
descansar y disfrutar de buenos momentos.
Esta vez, hicimos fin de semana de hotel y no hay nada
más lindo que hospedarse y



y desperar  tener el desayuno listo con buenas vistas,
todo lo que a uno le gusta y


poder disfrutarlo de a dos.


El día sábado amaneció con lluvia, 
pero un buen paraguas del hotel
nos resguardó del agua para no impedir nuestra salida
a caminar por la ciudad.


Mientras caminábamos
algunos detalles que me gustaban



iban guardándose en
mi cámara...


pero la entrada a éste lugar nos llamó la atención de inmediato:
primero nos acercamos a mirar el zócalo cubierto de mayólicas
y luego espiamos a través del vidrio, lo
cual nos confirmó que debíamos ingresar.



En el interior de ésta casa antigua
 la sensación de anticuario,
vivienda, tienda y mudanza...
invadieron mi cabeza de interrogaciones.
Que será? 
nos preguntábamos...




Mientras tratábamos de resolver el enigma, 
no dejaba de observar a mi alrededor: los pisos,
los detalles y los muebles antiguos.


Un sector de living con hogar a leña,
era el protagonista del aroma a invierno
que inundaba todo el interior...


El lugar era vivible...
habías objetos allí que hablaban de éso.



Hasta que apareció el señor...que hasta
ése momento estaba ocupado hablando con otras personas.


Un señor mayor con aspecto de solitario,
que nos contó que aquel lugar era todo éso que habíamos sentido:
tienda de ropa, su vivienda,
y  venta de antiguedades.
Lo de "mudanza" quizá fue una percepción mía
dada por ver un poco de desorden y algo vacío el lugar.
Es que lo que aqui se ofrece es
 "todo lo que va quedando"
de años de vender antiguedades.
(asi nos contó aquel señor)


En la charla también  nos dijo que había sido dueño
de un pub muy famoso que se encontraba a pocas cuadras
y que allí, Enrique Pinti había debutado con sus 
monólogos por primera vez...
( Enrique Pinti para quienes no saben, 
es un actor muy reconocido en nuestro país
de origen uruguayo)

Ésas charlas que resultan impagables con 
ésos personajes que por momentos te hacen pensar:
"que lindo sería, si fuera mi abuelo"...

Mirar todo una y otra vez
era la consigna, no me quería perder detalles...
Como éste cuadro que me lo hubiera traído a casa 
ya que me recordó a los tantos de M Antonieta 
que pude ver en el Palacio de Versalles.



La historia de aquel pub que el " el señor" nos contó
había tenido...estaba presente en muchos rincones
del lugar.Por ejemplo
en un tramo de boiserie sobre la pared
y en la variedad de sillas Thonet que en ése momento
 yo comenzaba a descubrir.


Tres sillas del estilo Thonet que nunca había visto.
(El aprendizaje siempre está ahí en todo momento
y siempre será interminable... )



Me traje mis tesoros de aquel  lugar tan particular
y una historia que me atrapó:
" estas cosas estaban adentro de una valija
que viajó desde Alemania,
quizá los años que tiene todo ésto..."
 - me dijo el señor...
Y yo compré.


Adoré éste set de cepillos para la ropa y


la cajita de metal de costura con
todas éstas divinuras adentro miren:


Lo mejor de todo: las mini latitas!!
Todo de origen alemán.



*

Con la bolsa en mano
 y varias historias nuevas aprendidas...
salimos de allí y seguimos nuestra caminata
bajo la lluvia y por las calles de Montevideo.

Mañana les comparto mucho más!

BUEN MARTES
PARA TODOS!


12 comentarios

  1. Anónimo10.6.14

    ¡Qué hallazgo!

    ResponderEliminar
  2. qué maravilla Montevideo, es una ciudad que me encanta, esperamos próximas cronicas

    ResponderEliminar
  3. tu marido tiene un aire a tim robbins ex de susan sarandon....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es igual! jajaj todos se lo dicen...

      Eliminar
  4. Siempre quise cruzar el charco para Montevideo (vivo en La Plata) pero nunca me animé, Me diste el empujonsito que me faltaba! Un finde de estos me doy una vuelta :) Espero que andes muy bien, te mando un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  5. Hola Marce! Soñado post el de hoy!!! yo continuaría un viaje "imaginario" por ese Montevideo con lluvia escuchando la música de Matt Walters, lo conocés? youtubeate su tema "I would die for you" y después contame...
    Besos,
    Nan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nancy! quiero que sigas recomendándome más hermosas canciones...gracias!!

      Eliminar
  6. Dale! vos seguí posteando que yo te musicalizo, inspiración mediante, obvio! y a ver cuando te mandás algún taller de reciclado o algo de fotografía en tu espacio así voy (me queda cerquita ya que estoy en Ramos City) ja! ja!
    Seguimos en contacto,
    Bendiciones a todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaj dale trato hecho! estoy en algo del tema...veremos!!

      Eliminar
  7. Que bellas cosas, nos has hecho viajar y tenerte un poquitín de "envidia" jaja , me encantaron.- Una sola aclaración Enrique Pinti es Argentino, nacido en Buenos Aires.- Besitos

    ResponderEliminar
  8. ay que lindo! yo morí de amor con ese piso de venecitas panal de abejas
    Patry.colo

    ResponderEliminar
  9. Qué paseo tan romántico y lleno de historias de pasado Marcela......Esa caja que te trajiste es un tesoro lleno de joyitas, y los cepillos, una preciosidad!!
    Me encantaría visitar Montevideo...algún día será....
    Besitosss!!

    ResponderEliminar

© Deco Marce • DISEÑO / Maira Gall