VIAJES

El color anaranjado

  • 2.7.14


Quiero compartirles un poco de información
 acerca de los colores y para comenzar a compartir tomé
como punto de partida al
color anaranjado.
Hoy sabemos todos  la importancia de los colores 
en nuestro entorno y como influyen  en nuestros estados de ánimos.
Personalmente pude vivir éste color en grandes proporciones,
ya que en mi hogar anterior había pintado totalmente las cuatro paredes de mi living.
Era un espacio amplio, luminoso y de grandes alturas, donde el color anaranjado
era protagonista. Convivió muy bien con muebles blancos y otros de madera rústica
con detalles de colores
en géneros como almohadones y alfombra.
Fue una linda experiencia, un color que nos dio mucha calidez
 y nos sentimos muy a gusto conviviendo con él.



El color  anaranjado, es una combinación del rojo con el amarillo y como tal,
 tiene un papel secundario en nuestro pensamiento y en nuestro simbolismo.
 Pensamos en el rojo o en el amarillo antes que en el anaranjado
 y por esto hay muy pocos conceptos que simbolicen exclusivamente al color naranja.
Su nombre procede del de la fruta que antiguamente era un fruto exótico.
 A nuestro alrededor vemos menos naranjas de los que realmente hay, 
ya que cosas como el atardecer, los cabellos, el metal caliente, 
generalmente los asociamos al color rojo, cuando realmente son naranja.



El naranja significa entusiasmo y exaltación
y cuando es muy encendido o más bien rojizo, denota ardor y pasión.
 Kandinsky afirma que el anaranjado suscita sentimientos de fuerza,
 energía, ambición, determinación, alegría y triunfo.
 El naranjo es un árbol extraordinario, puede tener a la vez flores y frutos, lo que lo convirtió en símbolo de fertilidad.

 Es el color de la diversión, la sociabilidad y uno de los colores de la alegría,
Es además un color lleno de sabor, es el color de lo gustoso y lo aromático
es el color con más aromas: el rojo es dulce, el amarillo es ácido
 por lo que lo agridulce es de color naranja. Comemos muchas cosas de color naranja: 
damascos, duraznos, mangos, zanahorias, salmón,
 langosta, refrescos, salchichas; además de todo lo rebozado o asado, es naranja.



Es además el color del peligro, una calavera sobre fondo naranja,
 o las luces naranja intermitentes de los autos son ejemplo de esto.
 Es además el color que más contrasta con el mar, por lo que los chalecos salvavidas
 y los flotadores comúnmente son naranja. 
Son naranja también los chalecos de seguridad de los trabajadores en la carretera. 
A pesar de esto, nadie elige un auto de color naranja, color visible en la oscuridad y la niebla.
El naranja también es el color de lo inadecuado, lo subjetivo y lo original.
 Es el color que menos se toma en serio. Es el color menos adecuado de todos los colores,
 ya que durante años ha sido el color del plástico, de lo artificial. 



El naranja, es además, resultado de la luz (amarillo) y el calor (rojo).

 Crea un clima agradable en los espacios habitados. 

Su claridad no es tan hiriente como la del amarillo y su temperatura no es tan sofocante como la del rojo. 

El naranja ilumina y calienta: la mezcla ideal para alegrar cuerpo y espíritu.

 El naranja es un color femenino, pero aspira al rojo masculino.

 Déribère señala que el color anaranjado es muy cálido, íntimo, acogedor, sobresaliente, evoca al fuego, al 
sol, a la luz y al color.

Es un color fisiológicamente activo y capaz, incluso, de afectar la digestión.



Quien viste de naranja quiere llamar la atención.

 Las prendas de vestir de color naranja, se ven más en mujeres que en hombres.

 Es un color presente en la moda veraniega, especialmente adecuado para mujeres de piel oscura o 

bronceada.

 Según la teoría de Jackson, el naranja en la ropa, solo le sienta bien,

a aquellas mujeres que les quedan bien los labios pintados de color naranja.




En China, el naranja se sitúa entre el amarillo, color de la perfección y el rojo, color de la felicidad.

 Pero además tiene un significado propio y fundamental: es el color de la transformación

Ningún otro color simboliza mejor la transformación que el naranja. 

El amarillo y el rojo son opuestos, pero también están emparentados,

 se pertenecen, recíprocamente como 

el fuego y la luz, como los sentidos y el espíritu.



 En el budismo, el naranja es el color de la iluminación,

 representa el grado supremo de la perfección.

 El Dalai Lama, cabeza de la iglesia tibetana, 

aparece siempre vestido de tonos naranja.








El 3% de las mujeres 

y el 2% de los hombres nombran al naranja como su color preferido.





 El rechazo es mayor: el 6% de las mujeres

 y el 9 % de los hombres

 señalan al naranja como el color que menos les gusta.





Y a ustedes...
que les parece éste color?
Lo usan en vestimenta?
Pintarían paredes de su hogar en éste tono o
solo darían toques de color en muebles y detalles?

*

BUEN MIÉRCOLES
PARA TODOS!


3 comentarios

  1. IMPECABLE INFORME MARCELA! En tu explicación encontré el por qué mi blog se llama una-mariposa-naranja.blogspot.com. Es por esto de la transformación hacia un nivel Superior de Conciencia al que uno aspira, por lo que uno trabaja día a día... gracias! Nadie lo podría haber explicado mejor!

    ResponderEliminar
  2. Amo el naranja, mi cocina es de ese color!

    ResponderEliminar
  3. ME encanta el naranja, pero para la deco, no para la ropa. En casa tengo el pasillo que da a los cuartos pintado de naranja Guaraná de Living, y pense que se iba a achicar mucho pero, mientras les de la luz natural, queda muy bien y da mucha vida !! Y tengo almohadones, y toques de ese color en el living tambien. Me gusta mucho !!

    ResponderEliminar

SLIDER

© Deco Marce • DISEÑO / Maira Gall