VIAJES

Glaciarium y Glacio Bar

La última fotografía del camino,
 que les presenté en el post anterior
nos conduciría a la primer excursión del viaje:
Museo del hielo Glaciarium y Glacio Bar.
Ubicado a 6 km del centro de la ciudad.
 Se puede llegar hasta
allí en un servicio de transfer gratuito que sale cada
una hora desde el playón de la Secretaría de Turismo.

El traslado ya lo disfrutaba admirando
el paisaje detrás de las ventanillas,
 hasta que



  llegamos al lugar y al bajar
el contacto con semejante belleza... fue directo y personal.

No se puede creer... 
son paisajes que emocionan...



El Museo de Hielo Glaciarium
que está ubicado allí,
 es un moderno centro dedicado a la divulgación 
del hielo patagónico y sus glaciares.
Es uno de los pocos centros de interpretación glaciológica en el mundo.
Además brinda un mensaje de concientización ambiental.


Los contenidos se presentan de manera artística,
 con interacciones y exhibiciones que incluyen efectos escénicos,


 lumínicos, presentaciones audiovisuales y multimedia 
+
 un documental 3D.


Mucho sobre Glaciares pero lo que más me gustó encontrar, 
fue toda la información
sobre los cristales de nieve.



Y entonces recordé, lo que había leído sobre las investigaciones de 



Saliendo del Museo pero dentro de sus instalaciones hay una cafetería,
 un Ecoshop y un bar de hielo.

El estilo de la cafetería y su mobiliario de maderas claras,
remiten a los ambientes nórdicos y tiene








grandes ventanales que aprovechan al máximo
el paso de la luz del sol.



Si tienen pensado hacer la visita y disponen de un ratito libre, 
vale la pena tomar algo allí
 o simplemente descansar y relajarse observando



la belleza de ése entorno.



 Luego del café no quisimos perdernos de conocer
el Glacio Bar Branca que es el primer bar de hielo en Argentina
 y el único fabricado con hielo de glaciar.
Antes de ingresar nos entregan una capa, guantes y botas. 
Igualmente se recomienda ir vestido con ropa de abrigo.



Todo, absolutamente todo...
 captura nuestra atención.


Tiene capacidad para 25 personas
 y el tiempo máximo de estadía
 dentro del bar es de 20 minutos, 



ya que se comienza a sentir mucho frío 
luego de ése lapso.


Las paredes están armadas con bloques o ladrillos de hielo
y el mobiliario son verdaderas esculturas congeladas.



Imperdible,
para vivir una experiencia inolvidable bajo cero.



Todo está absolutamente construido
 con hielo de glaciar...


hasta los vasos.
Está buenísimo,
 pasan música, mientras las luces


tiñen de variados colores al hielo y uno se divierte



un rato en un lugar



super original y congelado!



Aquel día tuvimos suerte con el clima
y al salir de aquel subsuelo bajo cero,
nos re -encontramos nuevamente con el sol.
Dar gracias o


saltar de felicidad


es lo mejor que podemos hacer
antes de emprender el regreso a la ciudad.


Mañana comienzan los días de aventuras...
Me acompañan?

FELIZ JUEVES
PARA TODOS


7 comentarios

  1. Que lindo todo!!!! super original, se ve que son cosas unicas..
    La ultima foto es preciosa, invita a acompañarlos :-)
    beso

    ResponderEliminar
  2. es sorprendente ese bar.... una maravilla... no me imagino lo que debe ser estar dentro :)
    Patry.colo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7.8.14

    Divino todo!!!! Gracias x compartirlo!
    Silvina

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7.8.14

    DONDE QUEDA EL BAR DE HIELO?
    HERMOSAS LAS FOTOS!

    ResponderEliminar
  5. es genial!! nosotros nos re divertimos en el bar! y el Museo esta super bien montado en todos los sentidos, realmente es un must do en Calafate! que bueno lo disfrutaron! beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay si!!! Re divertido el Glacio bar! Lo pasamos genial con todo!! Gracias Vero!

      Eliminar

SLIDER

© Deco Marce • DISEÑO / Maira Gall