VIAJES

Re encontrarse

Después de un intervalo de 4 años
volví a retomar mis clases de cerámica en taller, 
más precisamente de alfarería.
Placer total volver a encontrarme con éste pasillo y
su nuevo mural.








La cerámica y yo
 tenemos un vínculo especial 
desde que yo tenía unos 10 años.

 Conocí la arcilla
y la técnica de trabajarla,
 de la mano de Alcira Saldivia
mi maestra de cerámica en mi ciudad natal de San Francisco.
Amaba las horas de ése taller, una casona antigua, mágica...
Nunca me olvido de mis primeros trabajos
las casitas, campanitas, angelitos.




Después con el tiempo probé la escultura y me enamoró.
Éso de moldear, sin saber que iba resultar finalmente... 
me encantaba!
Las formas surgían solas
 y luego venía la imaginación: se parece a tal o cual cosa, 
ponerle nombre...era todo maravilloso.
Debo haber ido al taller unos 4 o 5 años hasta adolescente.
Llené de piezas mías a toda mi familia!
Mis tías y abuelas eran mis fans número uno, 
después de mamá por supuesto!

Luego dejé de asistir vaya uno a saber porqué...
La edad quizá, no lo sé.
Pero siempre con ésa voz en mi corazón que me preguntaba
año tras año, cuando volvería...
Y pasaron muchos años hasta que decidí hacerle caso
a mi voz interior, más de 25!
No voy a olvidarme nunca el día que retomé.
Tenía tantas espectativas de aquel reencuentro con la arcilla,
que hasta lloré de emoción cuando salí del taller la primer clase.
Fue emotivo y gratificante.
Creo que solo aquel que trabaja la arcilla con sus manos sabe y
entiende lo que estoy contando.

Y fue asi, más de veinticinco años después
 en éste espacio volví a retomar un viejo amor.



El ámbito del taller,


las herramientas, 


la energía que se genera


y el contacto con la tierra misma.



Fue encontrarme con la arcilla y también descubrir
la alfarería.


Trabajar con el torno es casi magia pura
les diría...
Bueno si te dejan...jaja




El movimiento, las presiones,
las posturas, las maniobras y tu energía personal, todo colabora
a crear en el torno.
De repente aparecen las formas, 
y te inunda la felicidad de ver
que creaste una pieza...



Y querés más y seguís amasando...
y volvés al torno.


Luego los retoques, los esmaltes, las horneadas.
Y el resultado final.
Llevarte la pieza a casa y compartirla con tu familia, usarla, disfrutarla o
regalar...
Pasión, alegría, disfrute, placer.



Si tenés como yo,
 esa voz interior que te pregunta porqué, cuando, como...
 hacele caso,
pero no dejes pasar tantos años!
De la actividad que sea:
no tiene porque ser la cerámica
algo que te guste mucho y postergaste:
baile, dibujo,canto,algún deporte.



No hay nada comparable
 a ése momento del reencuentro!


Y además es TU momento.
Ése momento único donde fluyen tus habilidades,
donde estás mimándote de alguna manera, regalándote
unas horitas de puro placer.

REENCONTRARSE
CON UNO MISMO
HACE BIEN!

BUEN MARTES PARA TODOS!































6 comentarios

  1. entre amapolas21.4.15

    Hermosas palabras Marce!! Y que bueno que te hayas reencontrado con la cerámica!! A mi me pasó algo parecido, hace poco más de dos años! Había olvidado cuánto lo disfrutaba! Pocas cosas son tan placenteras para mi como poner las manos en la arcilla!

    ResponderEliminar
  2. Que lindo cierre el del post! Me encantó =)

    ResponderEliminar
  3. hola marcela,
    hermoso todo lo que escribis y mostras!
    Podrias pasarme algún dato del taller, ya que estoy buscando un curso de alfarería!!! y por lo que contas, este es genial!!!

    Beso
    Mariana

    ResponderEliminar
  4. Anónimo21.4.15

    uffff que decirte... mi relación con la arcilla es absolutamente placentera... pero lo mío está relacionado con la restauración.... con la conservación de esculturas , y frentes de lugares y obras patrimoniales... ni hablar la primera vez que entré a la Escuela del Casco.. juro que mi corazón latía briozoy se me eriza piel... el año pasado tuve por fuerza mayor hacer un paréntesis... pero este año comienzo con todo.... es mi cable a tierra , es mi pasión!
    Patry.colo

    ResponderEliminar
  5. Anónimo22.4.15

    Yo voy todos los miércoles...placer total la alfarería!! Entre mates, charlas, risas y hasta nos damos el gusto de sacar nuestro niño interior...algunas piezas son dignas de Liniers!! jajajaj Yo voy por Palermo...2 hs re felices!! Besos Marce
    Claudia

    ResponderEliminar
  6. la arcilla es lo mas, me enamoré desde hace 3 años,arranque con un taller y terminé haciendo la tecnicatura.

    ResponderEliminar

© Deco Marce • DISEÑO / Maira Gall