VIAJES

El reencuentro

No recuerdo exactamente, si alguna vez ya les conté mi amor especial
 por trabajar la cerámica ( creo que si)
Viene conmigo desde que la descubrí, cuando tenía unos nueve o diez años de edad.
Por aquellas épocas asistía  al taller de la profesora Alsira Saldivia, en San Francisco Cba. mi ciudad natal.

Recuerdo que mis trabajos frecuentes, eran los angelitos armados a partir de un cono de cerámica, las casitas que salían de un cuadrado de pasta al que le cortaba los vértices para formar el techo, las aldeas ( muchas de éstas casitas juntas, con una base plana) campanitas, cruces para colgar con florcitas en el centro, cajas con tapa...Todos objetos que luego terminaban siendo regalitos para mamá, tías o abuelos.
Luego dejé fluir un poco más la creatividad y probé trabajar la técnica de la escultura, " el beso" ( nombre que había elegido para la pieza) fue uno de mis últimos trabajos y hasta no hace muchos años, lo exhibía en su casa, mi querida tía Nora, hermana de mamá.

Así, fueron varios años seguidos que me relacioné con ésta material tan noble, como es la arcilla.
Por una cosa u otra, un día ya no fui más al taller y perdí el contacto con ésta actividad por casi más de quince años...
Siempre en mi cabeza, rondaba  la necesidad de volver a conectarme con la cerámica, hasta que hace unos cinco años atrás, me anoté en el taller de Maximiliano Abbiatti. Un genio Maxi y un gran maestro, a él le debo mi aprendizaje en la alfarería ( trabajos en torno)
El reencuentro con la cerámica el primer día de clase después de tantos años esperando, fue emocionante!
La alfarería, es una actividad mágica...sólo quien la practica experimenta y sabe lo que digo.
De repente un trozo de arcilla unido a la presión de las manos y el movimiento mecánico del torno, levantan una pieza única que se arma antes nuestros ojos como " por arte de magia".Pero para mí, es mucho más que éso... también es como  una manera de meditar y conectarme con la tierra por ejemplo...

Otros cuantos años seguidos, compartiendo horas de aprendizaje en el taller de Maxi, hasta que vuelve la recesión de las clases y ésta vez por falta de organización en mis tiempos personales.

Pero la cerámica viene conmigo creo,
 porque por éstos días,
 me encontré con un taller a dos cuadras de mi casa,
 en el que sin dudarlo entré y me anoté feliz de la vida,
 y entonces otra vez comienza la historia... 

*

Les comparto algunas imágenes del taller de Marta, 
al que estoy asistiendo a disfrutar y crear con la cerámica.


Marta la profe y detalle de su delantal reciclado
( ex- pantalón de jean)




El ambiente del taller,
 ver las piezas creados por otras personas,
los moldes,
las herramientas,
todo me motiva e inspira...




Acá mirando un poco el taller me encontré con ésta mueble
muy de mi estilo por cierto...




Ahora estoy trabajando con moldes de yeso y preparando
algunos trabajitos especiales...


Para regalar o tal vez para vender,
aún no lo sé...






Cuando los tenga terminados,
 les muestro el resultado final.

Quien comparte conmigo el amor por trabajar la cerámica?
Hay alguien ahí?

*

" Nunca abandonen sus pasiones,
ellas serán al menos, motivo de alegrías"
Marcela Conti

*

BUEN JUEVES
PARA TODOS






24 comentarios

  1. qué lindo marceeee! recuerdo el cuenco hermoso que donaste para el primer sorteo de alma singer EVER! sos lo más! sos leyenda en alma :)

    ResponderEliminar
  2. Anónimo22.11.12

    Q bueno, marce! Yo tb estoy buscando un taller de cerámica...desp por mail me pasás la dirección y teléfono donde vas para ver si a la salida del trabajo coinciden los horarios de clase?? Un beso y gracias!!
    Claudia
    claudiasaladino@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar
  3. QUERIDA SOBRINA, QUE BUENO TODO LO QUE HACES, A MI ME ENCANTARIA TAMBIEN,VOY A BUSCAR POR AQUI YA QUE ALCIRA YA NO ESTA MAS,ESA PASION TUYA LA COMPARTO
    EN TODAS LAS COSAS QUE HAGO DIARIAMENTE,POR ESO SOMOS FLIA. NO? TE AMO,UN BESOTE!!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo22.11.12

    Te felicito me encanta!
    sos una fuente de inspiracion constante!!
    Saluditos!

    Maria del Mar

    ResponderEliminar
  5. Fui a cerámica de chica y también quería hacer casas. Me encanta, pero si tengo que elegir, me quedo con la pintura.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo22.11.12

    te felicito Marce!las pasiones mueven al mundo!!! las pasiones, despiertan pasiones!...
    que acogedor se vé ese lugar....cuantas colas lindas saldrán de ahí.
    Patry.colo

    ResponderEliminar
  7. Comparto esa pasión por la cerámica. Voy a clases desde hace un tiempo y entiendo perfectamente eso que dices sentir. El olor del barro, trabajarlo con las manos, y sobre todo ver el resultado final, es super gratificante! Te animo a que no dejes esas clases!

    ResponderEliminar
  8. marce que lindo!!! no sabia que te gustaba y que la practicabas!!!! la alfareria me parece algo magico tal cual lo describis, nuna tuve oportunidad de hacerlo!!! pero crear algo de la nada me parece fascinante... hace unos años hice un curso de trabajo con cemento y me fascino... no tengo espacio para poder ponerme siempre pero hice uns cuencos divinos!!! fotosoooooo subi fotos de las cosas! un beso grande

    ResponderEliminar
  9. me encanta pero sabes que es algo que tengo pendiente de hacer? soy una tonta, no me animo!

    ResponderEliminar
  10. Yo!!!!!! Comparto....y estoy montando a pulmón el taller en casa. Comprendo perfectamente lo que es la magia del taller, ese olor tan particular de la pasta en sus distintos estadíos...Me alegro que hayas retomado. Beso

    ResponderEliminar
  11. Yo!!!!!! Comparto....y estoy montando a pulmón el taller en casa. Comprendo perfectamente lo que es la magia del taller, ese olor tan particular de la pasta en sus distintos estadíos...Me alegro que hayas retomado. Beso

    ResponderEliminar
  12. Hola Marce: me atrae la cerámica, la alfarería, todo "eso". Una tía abuela una vez me regaló un pancito de arcilla y algunas herramientas para trabajarla, pero hice desatres. Me encantaría aprender y hacer. Es hermoso!

    ResponderEliminar
  13. Marce, que hermoso lugar!! durante mi infancia, desde los 6 a los 12 años, asistí a una escuela de arte... y como describís la magia de materializar una idea es igual en mi recuerdo , animales, casitas, mascaras, ceniceros..un pendiente en mi vida retomar. No me canso de felicitar tu empuje. Abrazo

    ResponderEliminar
  14. mi papá comparte esa pasión! pero hoy la tiene un poco relegada. yo nunca hice, pero todos dicen que es un placer. mostranos tus obras terminadas, seguro van a ser lindisimas. Un beso

    ResponderEliminar
  15. Que lindo Marce! Yo soy de San Francisco también, pero estoy viviendo en Córdoba por que vine a estudiar aquí. En que lugar hacías cerámica? En bellas Artes? Creo que también dan en una casa que está en el medio de la Plaza Velez Sarfield, cuando salía del colegio me iba corriendo a dibujo a ese lugar, como me gustaba! Hermosos recuerdos.
    Me encanta tu blog, lectura diaria en mi vida! Besos

    ResponderEliminar
  16. Qué lindo Marce, me encantaría ir. Es uno de mis pendientes. Como siempre, muchas ganas, poco tiempo.
    Quiero ver el resultado final!
    Un beso, M.

    ResponderEliminar
  17. Yo, yo!! yo comparto el amor por la cerámica. A los 9 años hice un curso que se daba al público sin límites de edad, era todos los sábados por la tarde durante 9 meses (todo el ciclo escolar).
    Tengo el certificado que me dieron en la exposición de fin de año y mi mamá guarda en una caramelera los muñequitos que hice,eran modelos que copiaba de una caja de caramelos que me regalaba siempre mi abuela materna. Después de eso, nunca más enseñaron cerámica en mi ciudad, jamás pude volver a hacer un curso. Me encanta, es inexplicable la sensación de tener las manos en la arcilla. Me alegro mucho por vos, sé que lo vas a disfrutar con el alma. Cariños

    ResponderEliminar
  18. Anónimo22.11.12

    Hola! Marce, durante un año fui a un taller de alfareria y me encanto, era una sorpresa ver tu pieza despues de la horneada, lo que me daba fiaca era amasar tanto, este año estoy dedicada a pintar con acuarelas.
    besos, Marisa

    ResponderEliminar
  19. No parás!! cómo te hacés tiempo? te mando un beso y toda mi admiración!!!

    ResponderEliminar
  20. No parás!! cómo te hacés tiempo? te mando un beso y toda mi admiración!!!

    ResponderEliminar
  21. Yo!!! Comparto totalmente! La satisfacción de centrar la arcilla en el torno es difícil de igualar!Y después la de levantar la pieza... Cursé en la escuela de Bulnes, logré armar mi taller y ahora está totalmente archivado...una locura!Cuando puedas (si nunca hiciste)anotate en alguna jornada de Raku, te va a fascinar!
    Gracias por traerme estos recuerdos y darme un pequeño empujoncito!
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Con solo leerte a una le dan ganas de hacer cosas, inspiras!!! y es emocionante ver la pasion que le pones a cada cosa que haces!!! te felicito Marce!!! beso enorme...
    Celes H.

    ResponderEliminar
  23. Hola Marce, yo también voy a un curso de cerámica en acassuso y es hermoso. Lo que más me gusta a mi es ir a trabajar en el torno.
    Muchos cariños, Gabriela.

    ResponderEliminar
  24. Si qué lindo Marce y tan cerca ! hice un par de años dejé un tiempo en cualquier momento vuelvo.
    Muy linda nota, beso grande !

    ResponderEliminar

SLIDER

© Deco Marce • DISEÑO / Maira Gall