VIAJES

Embajada de Francia / Palacio Ortiz Basualdo

El pasado fin de semana del 19 y 20 de Septiembre,
La Embajada de Francia en Argentina abrió excepcionalmente sus puertas
al público, en el marco de las Jornadas Europeas del 
Patrimonio y de la Semana Francesa en Buenos Aires Viví Francia.

Tuve el placer de ser invitada
el día anterior para una recorrida privada
 y sin dudarlo, allá fui hacia
el barrio de Recoleta,
donde se encuentra ubicada la sede.



El edificio ubicado en Cerrito y Arroyo en realidad
se llama Palacio Ortiz Basualdo y es un
destacado ejemplo de la influencia francesa.
Amo éstos edificios y su arquitectura, asi es que
fue una invitación muy acertada y que por cierto
no quise perder la oportunidad de conocer.

Uno de los elementos más originales del palacio es el torreón cilíndrico
en el ángulo del edificio, coronado por una cúpula revestida en pizarra.
( aqui pueden ver perfectamente en la foto).

El exterior es muy parisino pero,


el interior es una mezcla de influencias francesas,
inglesas y hasta escandinavas, conforme a los gustos
de la elite argentina cosmopolita, de la época.


Para que prestemos atención,
 a como estaba posicionado nuestro
pais en aquellos años, les cuento que la decoración interior
del palacio fue confiada en su momento,
 a dos afamadas casas de decoración
con sucursales en Buenos Aires:
 Jansen, de París
y
Waring et Gillow de Londres.

Al interior, se accede desde un porsche,
que permitía descender desde los vehículos al abrigo de la intemperie.



Posteriormente se puede acceder por ésta puerta de bronce al



vestíbulo circular que ven aqui.
El piso es un despliegue de mármoles policromos
y las paredes, están revestidas en madera tallada
 con pilastras corintias.


En la foto siguinte verán el comienzo de la visita,
 y yo ya estaba
con "palpitaciones" a full.



Mientras espiaba los detalles del hall,




recibimos la visita del Embajador de Francia
Jean Michel Casa, que amablemente
nos brindó a todos los presentes sus palabras de
bienvenida y agradecimiento.





Luego de que el grupo intercambiara palabras
con el embajador, se presentó la guía del lugar
para ofrecernos toda la información necesaria 
y emprendimos entonces la recorrida.

Primer suspiro: 
la escalera de honor.



Ésta escalera nos conduce hacia el primer piso.
Y tiene unas barandas increíbles 
de roble talladas
 en estilo Chippendale.





Miren estos detalles decorativos.
Aqui en la escalera,
 aparece por supuesto el estilo inglés.


Subiendo,
 pueden apreciarse los vanos aporticados
estilo Reina Ana.



Las paredes están revestidas en madera y ésas
 placas reciben el nombre de: boiserie.


Al  llegar al primer piso,
 se accede a un hall circular que 
contiene una riqueza de detalles decorativos que asombran!


El piso es de madera con trabajo de marqueterie,


El techo moldurado, los pórticos tallados,


y miren la araña central:
Belleza total!


Teníamos que avanzar en la visita, pero
todos estos detalles
 me detenían en la marcha...



Luego del hall, entramos al llamado Jardín de Invierno.
Un amplio salón, también revestido en boiserie 
( mezcla de estilos Tudor y Gótico)




El techo revestido en madera casetonada,
se ganó todas las miradas hacia arriba!



Este salón fue diseñado como les decía,
 para ser utilizado como jardín de invierno: por
su luminosidad y



y su piso damero de mármol blanco y negro 
que permitían exponer
allí la vegetación de invernadero.



El mobiliario contemporáneo y funcional
 proviene de la casa Pierre Frey.
Se conservó el espíritu original con la presencia de plantas



 y la puesta
en valor de los grandes ventanales
 como importante fuente de luz.



{ momento de contemplación }



Éste ambiente,
 se utiliza hoy para entrevistas y reuniones y


conecta directamente con el comedor.

La sala siguiente, refleja el "gusto inglés" del Palacio.
Emula el comedor del Palacio Real de Oslo y
 conserva todo el mobiliario y la decoración
 inspirados 
en el estilo barroco inglés.




Hacia uno de los laterales,
 encontramos suspendido del panel central,
  un tapiz gobelino de armas 




perteneciente a los antiguos Reyes de Francia.


La gran mesa permite recibir a 24 comensales,



para los almuerzos y cenas oficiales de la Embajada.
Las sillas son estilo Reina Ana.



{Se comenta que la Reina, tenía problemas de columna
y por eso mandó a diseñar especialmente éstas sillas }



Siguen los detalles: aqui una consola
 tallada en madera y dorado a la hoja.




En la parte opuesta a la sala, 
se encuentran dos nichos
que albergan a los bustos de los reyes Enrique IV y Luis XVI


Aqui detalles de los cortinados y


sus alzapaños con borlas de seda.


Otro detalle imperdible para observar y
que se repite en cada cerramiento: las fallebas.
Son todas diferentes
 y había algunas hasta con diseño de pájaros.


El próximo ambiente a visitar
 fue el Salón Chino o salón de música.

Apreciación personal:
( éste y el Salón de Baile, son los más parecidos
 a los ambientes del Palacio de Versalles)

Amé ésta sala!
El sol de aquel día entrando por ésas ventanas, los colores
el dorado, las molduras...
todo!



El salón es el epicentro del edificio y punto de vista privilegiado.
hacia el exterior.



En el piso se observa una alfombra redonda,
que reproduce un motivo original de



los archivos de la casa Branquenié.
Es tejida a mano según la moda de Aubusson.



No puede más de bella!
Las personas que participaron de las visitas del 19 y 20 de Septiembre
no pudieron verla, ya que por una cuestión de preservación
ésos días, la quitaron de la sala.



Acompañan al ambiente,
sillones franceses recién restaurados.





Luego de quedar "boquiabierta" con el Salón Chino, 



pasamos al siguiente Salón: 
El Salón dorado o Salón de baile.



Esta magnífica sala
 es una interpretación del estilo Luis XV bastante tardío, 
ya en transición hacia el retorno al clasicismo.
En el techo se observa un panel central pintado, reproducción 




ampliada de un cuadro que figura,
 en las colecciones del Museo del Louvre
firmado por Antoine Francois Callet.



Se destacan medallones dorados con figuras mitológicas


y las boiseries doradas 
decoradas con instrumentos musicales.






La chimenea con frente mármol blanco, está realzada
por hermosos detalles de bronce cincelados.


La verdad, es que todo hasta aqui en este Palacio, es
maravilloso.
( como no podía ser de otra manera)




Las arañas y los detalles de hierro forjado de las puertas
y ventanas,



constituyen importantes ejemplos de la calidad de los artesanos
parisinos de comienzos del S XX.
Todos esos elementos eran importados de París.

Miren los detalles de las ventanas con 
sus cortinados y géneros.








Luego pasamos al Salón de billar o salón del fumador
Aqui se ve una combinación de revestimientos de madera
y cielo rasos de estilo Tudor,
 con una gran chimenea de mármol policromo
inspirada en el Renacimiento francés.


Llama la atención, la iluminación contemporánea y el 
mobiliario de estilo depurado.




Detalle de rosa Tudor 
en los paneles usados como revestimiento de pared.


El próximo y último ambiente que visitamos fue
la Biblioteca.
Este espacio se abre hacia la Av 9 de Julio y es de estilo Gótico inglés.
Su chimenea está adornada con motivos del renacimiento.
(Tiene un increíble trabajo de tallas )


En el techo también aparece la Rosa Tudor.
La Rosa Tudor también conocida como una Rosa Inglesa
Es una divisa o emblema heráldico tradicional de Ingalterra
 y toma su nombre y origen de la Dinastía Tudor.



Para finalizar la visita pasamos a conocer el ascensor
revestido en madera de roble con tallas.
Y una banqueta con asiento esterillado.



Bajamos por el sector de servicio.
Miren que escalera majestuosa
 tenía el sector de servicio!


LLegamos a Planta Baja y


desde aqui se puede ver el patio exterior
del Palacio.


Fue un placer conocer el Palacio Ortiz Basualdo con
su restauración ejemplar y de gran envergadura.




Solo me restaba salir
 y observar al detalle los exteriores






para resaltar una vez más, el gran trabajo de restauración 
que tuvo sus comienzos en Marzo del 2013.




El trabajo duró 2 años y permitieron preservar  y poner en valor un
Chef d'oeuvre de la arquitectura porteña,




 modernizar y mejorar la funcionalidad



de la representación diplomática francesa argentina.




Un equipo de arquitectos franceses y argentinos armaron un programa
de restauración de todos los espacios interiores y exteriores.
Se trabajaron las fachadas, los seis salones,las esaleras y los pasillos con
sus pisos y mármoles.

Esta restauración que no le costó nada al contribuyente, es la
más completa y la más acaba que se haya realizado en un siglo, desde
la contrucción del Palacio.




QUE TENGAN TODOS
BUEN FIN DE SEMANA!

2 comentarios

  1. Hola Marcela buenos días!!!
    Felicitaciones por tan maravilloso posteo!! Con tu descripción y las fotos sentí que estaba allí! Muchas gracias por compartirlo. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11.10.15

    Tuve el placer de transitar este palacio el primer año que fué abierto al público...Se lo vé cuidado y respetado. A la distancia es incomprensible pensar que allí vivía un matrimonio sin hijos..El objetivo primordial de su apertura al público es la difusión del patrimonio... BIENVENIDO
    Copioso registro fotográfico!!!
    Saludos
    Patry.colo

    ResponderEliminar

SLIDER

© Deco Marce • DISEÑO / Maira Gall